Dar es Recibir


¿Cómo nos sentimos cuando recibimos un préstamo, una ayuda, un aliento de un amigo o familiar cercano? ¿Qué emociones se despiertan en nosotros cuando aceptamos dones materiales, emocionales o espirituales de desconocidos? ¿Qué nos pasa cuando somos nosotros los que ofrecemos? ¿Quién no ha pasado por situaciones en las que no sabe lo que siente?

La mayoría de los problemas humanos son causados por el sentimiento de desvalorización, las personas se desprecian ¡Qué mejor regalo que ofrecer aceptación y respeto incondicional hacia los demás!

¿Que siente el que recibe?

Cuando recibimos sentimos aprecio y gratitud del que ofrece ayuda. ¿Qué puede necesitar alguien más que el ser reconocido y valorado? ¡Qué batalla más infructífera la del individualismo, aquella que busca prescindir de las vulnerabilidades ajenas!

Los bienes materiales deberían estar al servicio de los hombres, ¡no al revés! Cuando aprovechamos las riquezas en beneficio del servicio y bienestar común, adquieren su sentido último. Al despegarnos de lo material nos abrimos a lo trascendental porque tiene íntima relación con un desprendimiento interior.

Por que donar

El que se desprende de las cosas es libre. Expresa la libertad del alma hacia aquellos bienes materiales.Sin embargo una ofrenda puede ser tanto algo material como afecto, tiempo o donaciones espirituales: acompañar, desear al otro lo que él desea (no sólo lo que nos gustaría que hicieran por nosotros).

Personalmente, me encanta que me hagan regalos, pero lo que más valoro son los regalos espirituales. Los que se escriben en una escucha activa, los que me transfieren paz o confianza o la devolución en la cual imprimen el valor que tengo para ellos.p>

Hay quienes disfrazan sus intenciones de negociación en sus donaciones. Son quienes dan sólo para esperar la devolución, o que paguen aquél favor que dieron antes. Es muy común en los aduladores, que sólo esperan que luego los adulen a ellos.

Aristóteles en “La ética a Nicómaco” ya nos describe que el hombre virtuoso es quien se encuentra en el punto medio. En este caso discurre sobre la liberalidad, el equilibrio en relación a la riqueza. Tanto la prodigalidad como la avaricia son excesos y defectos, ajenos al hombre virtuoso. El hombre generoso se sirve de la mejor manera de su fortuna. Aclara que el reconocimiento recae en el que da porque es útil al prójimo.

Al acercarnos y ofrecernos a una persona percibimos sus pensamientos, emociones y esa persona se siente comprendida, buena y deseable.

El que da, recibe. No siempre lo mismo ni de la misma persona y luego de dar se siente bien y crece su autoestima.  Aumenta su autoconfianza al sentirse útil.

Servir es muy útil para las personas que son sobre-exigentes consigo mismas, ya que analizan la situación y comienzan a perdonarse, a aceptar sus propias limitaciones.

Cuando me preguntan qué significa ser madre respondo que es la mejor cura contra el egoísmo. Uno deja de ser el protagonista de su vida para correrse a un lado y dejar el lugar a otro que no es más que nuestro hijo.

Como nos diría la santa de estos tiempos la Madre de los pobres, Teresa de Calcuta:

“El fruto del servicio es la oración, el fruto de la oración es la fe, el fruto de la fe es el amor, el fruto del amor es el servicio y el fruto del servicio es la paz”.

“El que no vive para servir, no sirve para vivir”.

Principios

Nuestras acciones están encaminadas a un reparto de bienes absolutamente solidario

Propuesta

Fundación Toma de Mi está abierta a la recepción de stocks de ropa nueva...

Por Que?

Entendemos que dentro del actual sistema económico de consumo existen productos que ...